lunes, 13 de agosto de 2018

Lectura do bando en Vigo.

Sobre o sucedido o 20 de xullo na cidade de Vigo hai diferentes versións, nesta entrada achegamos, sen poñer nin restar punto ou coma, o que escribiu, dando parte dos feitos ás autoridades militares, quen mandaba as tropas que saíron á rúa aquel fatídico día: o capitán Carreró.
REGIMIENTO INFANTERÍA MÉRIDA Nº 35-2º BATALLÓN- 3ª COMPAÑÍA.
A V.S. dá parte el capitán que suscribe de los incidentes ocurridos durante la publicación del Bando declarando el estado de Guerra en esta ciudad.
Salió la Compañía a mi mando formada desde el Cuartel de la Cárcel, hasta el de la Guardia Civil de Infantería, situado en la calle de Urzáiz, seguido de numeroso público que con sus gritos y voces apenas sí permitían su publicación. Terminada la lectura del Bando, fué fijado en dicho Cuartel y la fuerza siguió por la Calle de Colón, para poder dar lectura delante de la Comandancia Militar, engrosando el público que ocupaba la calle en compacta y apiñada masa. Hubo en este lugar, como en el anterior, gritos de diferentes matices, pero no ocurrió mayor alteración y el Bando fué fijado en el tablón de la comandancia Militar. Siguió la fuerza por la calle de Policarpo Sanz, para prodecer (sic) a la lectura del Bando en el tercer lugar señalado para su fijación, y allí el público que llenaba la calle y que se apretujaba alrededor de la fuerza, fué aún engrosado con otras masas que bajaban por la Puerta del Sol y que venían armadas. El Teniente D. José Pavón, procedió a la lectura del Bando y cuando iba ya ésta mediada, un grupo se abalanzó sobre el Teniente, rompiéndole los ejemplares del Bando que llevaba en la mano y diciéndole a gritos que era un Bando faccioso y simultaneamente varias detonaciones en diferentes direcciones y arrojando piedras y bombas de mano sin encender sobre la Fuerza cercada totalmente de público, que no cesaba de gritar “UHP” y vivas al Ejército Rojo, al tiempo que invitaba a los soldados a que matasen a sus oficiales. Ordené el toque de atención al corneta y al momento me ví sujeto por un individuo que trataba de arrebatarme la pistola en cuyo instante, viendo que el público se me echaba sobre la fuerza, ordené la apertura del fuego.
El público ante esta descarga, huyó a la desbandada, dejando caídos en el suelo varios muertos y heridos cuyo número ignoro.
La fuerza se retiró por la calle de Galán al Cuartel de la Cárcel con grandes precauciones, pues desde las bocacalles nos tiraban con pistolas.
Consecuencia de estos incidentes, han resultado heridos de mi Compañía, el Teniente D. Rafael Marcos Torres y soldado Julián Mínguez, heridos ambos por proyectil y el corneta de Ametralladoras, José Vicente, por una perdigonada, y roto el mosquetón número 9,738 por una bala en la caña y completamente retorcido los machetes número 6959 y 7536 por balazos en el acero.
Fueron recogidos, además de los ejemplares del Bando rotos, las armas siguientes:
Carabina MAB nº 22382 calibre 6 m/m; Carabina MAB nº 23552, calibre 9 m/m; Escopeta de 2 cañones del 16, todas estas armas, en estado nuevo, pero recién disparadas todas; dos granadas de mano, forma piña, sin disparar y dos cartuchos del Remington sin disparar.
Es todo lo que tengo el honor de comunicar a V.S. al mismo tiempo que le remito las armas, bombas, municiones y bandos rotos, para los efectos que procedan.
Vigo, 20 de Julio de 1936. EL CAPITAN. Antonio Carreró.
Joaquín Arrarás na súa “Historia de la cruzada española” engade dramatismo, tons épicos e fabulación á actuación de Carreró:
El capitán Carreró empieza la lectura del bando que proclama el estado de guerra...No puede terminar. Un tal Lence, exaltado marxista que se le ha acercado, le arranca el papel de las manos al mismo tiempo que lanza vivas a la revolución. Al lado de Carreró estaba su corneta. Rápido como el rayo, en cuanto vió el gesto del socialista, le clavó en el vientre la bayoneta armada en el fusil. - ¡Fuego!- Ordenó entonces el capitán. Sonó la descarga. La confusión fué horrible y en unos momentos quedó la calle limpia de enemigos, que abandonaron ocho muertos y muchos heridos.
O cronista cita, de xeito entrecomillado, un parágrafo que afirma aparece no parte do capitán e que, como comprobamos no parte reproducido nesta entrada, non deixa de ser unha “recreación literaria” de Arrarás, reproducida posteriormente nalgunhas obras que tratan os feitos: “Me he visto obligado a hacer fuego por haber sido insultado y agredido. La fuerza ha hecho mucha sangre.”

martes, 17 de julio de 2018

Un fiscal fala da orixe...

Nunha entrada pasada falabamos dalgúns considerandos de sentencias en consellos de guerra, nesta ocasión, no 82 aniversario do golpe militar, nada mellor que sexa un fiscal rebelde quen nos explique a xustificación aducida polos sublevados.
El alzamiento del que fue portavoz y caudillo el General Franco, en el pasado mes de Julio, no fué un simple movimiento militar, sino el alzamiento colectivo de todo un pueblo, que llevado a trance de muerte por los Gobiernos del Frente Popular que pretendían desmembrar la Patria y hacerle perder su independencia, se incorpora para salvar los principios de la hispanidad, síntesis y reflejo en lo español, de la civilización cristiana y occidental.  
Hasta ese momento glorioso, venía España siendo instrumento de poderes internacionales que, a través del delito de lesa patria cometido por los gobernantes y con la complicidad de estos, se habían propuesto convertirla en una sucursal de la Rusia soviética, mediante la implantación del comunismo. Este fin pretendido, tuvo una gestación de la que fueron trágicas fases los ataques separatistas a la unidad nacional, a la Religión, a la Propiedad, a la Familia, que los españoles dignos de llevar tal nombre presenciaban con dolor entrañable, impotentes para ponerle remedio y deseosos de que el Ejército se decidiera a salvar a la Patria desembarazándola de las cadenas y el oprobio que hijos desalmados habían hecho caer sobre Ella.
Por lo expuesto, cuando se hizo público el gesto viril del hoy Generalísimo, los buenos españoles se aprestaron con entusiasmo a otorgarle su incondicional adhesión material y espiritual, y pueblo y Ejército perfectamente hermanados comenzaron a luchar con inigualable valor por la liberación de España; entonces se distinguieron con perfección dos bandos siguiendo el perfil histórico de las gloriosas tradiciones españolas el uno, y el siniestro perfil de las masas sin Dios y sin Patria el otro. 

O acusado, Delmiro Sarmiento, capitán de infantería retirado do exército, non adepto á sublevación e cun pasado de actuacións de simpatía coa Fronte Popular, está considerado polo fiscal como nunha
situación de espíritu perfectamente contrario al movimiento dirigido por el Ejército y solidarizado con los enemigos de este, situación espiritual que exteriorizó con la actuación referida, que no fué más que la desembocadura lógica del envenenamiento marxista de que venía siendo víctima y lo que es peor que preparó a otros por cuantos medios tuvo a su alcance.

As acusacións do fiscal tivéronse en conta e na sentencia pesaron máis, como era o acostumado, os antecedentes e a significación política do acusado, que os feitos polo que o inculpaban: presuntos insultos a un pelotón de soldados aos que lles asegurou que era imposible que o exército rebelde triunfase. A condena, ditada en Vigo o 3 de marzo de 1937, foi a de reclusión perpetua.

domingo, 24 de junio de 2018

O "Rabioso" en Tui.

        
  Adicado aos amigos e amigas de Levada Libre que sempre   fan de Tui unha terra para sentirse a gosto.
Nunha folga de solidariedade en Tui, prodúcese unha explosión e incendio no establecemento de Modesto R. Conde a quen os traballadores consideran “cristero”. Este e outros sucesos serven para que o responsable da Guardia Civil en Tui, o tenente Francisco González Rodríguez “O Rabioso” dea renda solta ás súas actuacións represoras contra o mundo sindical tudense e, especialmente, contra os membros máis destacados das súas agrupacións nas que preponderancia da CNT era total.
Sucédense unha serie de rexistros, detencións, utilización de confidentes para amañar testemuños, etc; isto dá lugar a que se expoñan ao gobernador civil, Ángel del Castillo, unha serie de queixas sobre a actuación do “Rabioso” e ao mesmo tempo, dende o semanario Solidaridad Obrera, órgano da anarquista Confederación Regional Galaica, dáselle voz aos represaliados da cidade.
O 16 de xullo de 1932, baixo o título de “La represión en Tuy” descríbese a situación:
Tuy está en manos de una gentuza indeseable. Un bicho con todas las características de una alimaña, es dueño de la población. Un ser degenerado, inmoral, con todos los antecedentes por haber estado en presidio, es el encargado de señalar a las personas que puedan ser un estorbo al caciquismo para enviarlas luego a la cárcel. [...] Porque un gobernador que sienta la dignidad del poder civil no tolera los desmanes del teniente de la guardia civil que cree que Tuy es un trozo de África. [...] es indispensable que cese el teniente de la guardia civil y que ese pingajo de hombre llamado “Papaluces” deje de ofender a un pueblo que quiere vivir con arreglo a las leyes de la decencia.
Pero as denuncias máis fortes escríbense no número correspondente á vindeira semana, nun titular a seis columnas: “Frente a una monstruosidad. En Tuy sigue el caciquismo violando los más sagradois derechos de ciudadanía, libertad y justicia. Solidaridad para los aherrojados.”: destacados dirixentes sindicais, encarcerados na prisión de Tui, escriben artigos que poñen na diana ao tenente “Rabioso”. Gumersindo Rodríguez “Santiaguiño”, despois de lembrar os sucesos de Sobredo, dos que afirma que foron obra da “vil canalla caciquil” e dun tenente “neurótico, instrumento ciego al servicio del mal”, arremete contra as actuacións policiais na cidade:
La represión de que somos víctimas los proletarios de Tuy, lejos de atenuarse, aumenta en ferocidad cada día que pasa. La caciquería local coaligada como siempre con curas y cristeros, está vengándose ahora de los disgustos que la clase trabajadora organizada le ha ocasionado en fecha aún reciente. [...] Su domicilio [o do tenente] sigue convertido en ergástula en el que los trabajadores permanecen veinte y cuatro y más horas amontonados como fardos en un pasillo sin luz ni ventilación. Por su cuenta y demostrando una absoluta ausencia de pudor, expulsa a una pobre mujer, encarcela a otras, registra domicilios a discrección (sic) sin mandamientos judiciales, violenta muebles, revuelve y lo husmea todo.
Manifesta que son 46 os obreiros detidos e cualifica as actuacións do “Rabioso” de atropelos incualificables e sadismo indignante. Remata afirmando que os traballadores tudenses están á mercede de “obscurantistas y ultramontanos” pero iso non lles asusta porque, coa solidariedade de “nuestros hermanos de la región”, sairán desta proba coa fronte alta.
Tamén escribe nese número Dalmacio Bragado, quen fora detido en Vigo debido ás acusacións dun confidente que asegurou telo visto en Tui nos días dos sucesos; fora trasladado a Tui por unha parella aos que cualifica de “Archibeneméritos” e estaba preso na cidade.
¿ No subleva este trato vesánico e indigno? ¡Y aún se nos quiere hablar de justicia, de democracia, de libertad, cuando somos tratados con procedimientos más filibusteros y draconianos que en los tiempos del rey felón! ¡Pobre niña! [referencia á nacente 2ª República] Como te están explotando y prostituyendo los que dicen ser tus adoradores. Pronto, muy pronto sufrirán las consecuencias de su desleal conducta.
Outro preso no cárcere é José A. Riba [ José Adán Rivas?] que escribe un artigo titulado “Tuy contra la opresión”.
Los señoritos del Casino, de la Patronal y de las procesiones, que son siempre las mismas ilustres personas, azuzan a la Guardia Civil, al Juzgado y al obispo como el propietario a su perro.
Critica ao gobernador por prometer que o domicilio do tenente non volvería a converterse máis en cuartel, xulgado e cárcere, cousa que non se cumprira. Volveran a ser detidos o expresidente e o secretario da Federación de Traballadores e levados á casa do tenente para ser interrogados, este recíbeos dicíndolles que observasen como é el quen manda en Tui pois todas as queixas ao gobernador lle servían “para limpiar sus espuelas”. Lembra que en Tui xa se coñece toda a biografía de Francisco González: a actuación en Vigo onde adquirira o alcume do “Rabioso”, en Caldas onde lle puxeran “O Filloas”, etc, e alerta da posibilidade de que un día a Guardia Civil cometese un crime. Se houbese un conflito debido á situación, non se limitaría só aos obreiros pois levantaríase tamén o campo. “Nos hemos solidarizado con Galicia y ahora miramos a Galicia para decirle: ¡Solidaridad!”
As duras críticas non lle sentan nada ben ao tenente da Guardia Civil; aparte as denuncias ao gobernador civil e aos xuíces de instrución de Tui e Coruña, envía á autoridade militar un exemplar de Solidaridad Obrera do 23 de xullo do 1932, por insertarse nel inxurias a oficiais e tropa da Guardia Civil asinados polos anarquistas Gumersindo Rodríguez Costas “Santiaguiño”, panadeiro e presidente da Federación de Traballadores de Tui e os seus contornos e José Adán, secretario xeral da mesma. Acúsaos de infracción da lei de defensa da república pois
el oficial que suscribe y la fuerza a sus órdenes, se ha limitado al cumplimiento del deber hermanado con la afabilidad del trato en cuanto ha sido posible en armonía con lo mandado por las leyes.
O “Rabioso” practicara dilixencias na súa propia casa debido a que, segundo afirma, ao preguntar no cárcere polo anarquista José Alonso, detido por sedición, enterouse que todos os detidos protestaran no patio dicíndolle ao xefe da prisión que só contestaban ao xuíz, ademais o despacho que lle cedera o xefe da garda municipal non reunía as condicións para o sixilo e para a seguridade dos detidos. Sobre o artigo escrito por Gumersindo afirma:
Con toda ironía, que demuestra una vez más su mala condición y espíritu incorregible, siempre en pugna con todo lo que implique orden, autoridad o principio de autoridad, que detesta se ejerza por otro pero en cambio pretende el ejercerla de una manera absorvente (sic) por medio de la Federación de Trabajadores de Tuy.
Non deixa tampouco de lembrar as actuacións que tivera, cando fora destinado a Manresa, nas persecucións de anarquistas. Admite que as mulleres de Tui concentráranse diante da prisión onde estaban os presos “tratando de soliviantar al pueblo en contra de las autoridades y la fuerza y en favor de los detenidos”, como consecuencia, o gobernador expulsara á portuguesa Isolina Celeste Castro, feito denunciado en Solidaridad Obrera.
Entre a documentación achegada figura unha copia manuscrita dunha canción antimilitarista:
Soldado soy de España
que estoy en el cuartel,
estoy avergonzado
de haber entrado en el.
Me han hecho criminal
al darme el uniforme militar.
Al toque de corneta
se forma el batallón
para matar hermanos
de la misma nación.
El toque de diana
que suena en el cuartel
la madre del soldado
llorando está por el.
Madre de mi corazón
yo no soy digno de ti
porque ultrajando a otras madres
te estoy ultrajando a ti.
Un juramento presté
pero no tuvo valor
porque la bandera mía
se llama anarquía y liberación.
Tan solo he de luchar en nombre de la santa libertad.

Tamén adxunta un exemplar, editado a imprenta, do Cancionero revolucionario, editado en Barcelona por Ed. Tierra y Libertad, nel, na páxina 6, aparece unha versión completa e con pequenas variacións da canción anterior, baixo o título de “La canción del soldado”.

martes, 5 de junio de 2018

"...con la gente marinera"

No hay quien pueda,
no hay quien pueda,
con la gente marinera,
marinera, pescadora,
no hay quien pueda, por ahora.
Así empeza unha copla moi popular e coñecida que se canta a miúdo en moitos lugares; menos coñecida é outra versión da copla que se cantaba polos soldados republicanos. Era habitual que, tanto polos golpistas como polos republicanos, se utilizasen cancións populares ás que se lles modificaba a letra para adaptalas á función de darlle ánimos á tropa e outras finalidades propagandísticas. A versión que copiamos a continuación é a que os responsables de prensa e propaganda do exército republicano difundiron co título de “Los marinos de la República”, da que aparecen versións con pequenas diferencias:
No hay quien pueda,
no hay quien pueda,
con la gente marinera,
marinera, luchadora,
que defiende a su bandera.
Si te quieres venir
con nosotros al mar
tendrás que combatir,
tendrás que pelear.
Non faltaba a referencia ao afundimento, por parte dos republicanos, do cruceiro Baleares no mes de marzo de 1938 no combate naval máis importante da guerra. A estrofa é a seguinte:
Y si quieres saber
donde está la Legión,
la tendrás que buscar
en el fondo del mar.
El Baleares salió,
¿dónde está?, ¿dónde está?
Se llevó a la Legión
hacia el fondo del mar.
Por parte dos mandos sublevados sempre se contemplaron con receo as quintas procedentes da Mariña, das que se dubidaba da súa lealdade; aparte do aliñamento da maioría da mariñeiría coa República, a zona costeira tiña moita presencia do sindicalismo, maioritariamente cenetista. Hai moitos feitos que proban o anterior: Faustino García conta no seu diario que, cando estaban na Caixa de Recluta de Pontevedra quintos procedentes da Vilagarcía, Marín, Cangas e outras localidades, contestaban aos gritos de ¡Arriba España! e ¡Viva Franco! que daban os oficiais, con vivas á “Gloriosa Marina”.
Esta expresión unánime, aunque aparentaba no ser subversiva, sí lo era en el fondo, puesto que, además de no secundar su actitud, significaba simpatía al menos hacia la Marina leal, por ser la casi totalidad; y era, al mismo tiempo, una protesta colectiva por llevarnos a formar unidades del Ejército de tierra, siendo todos inscritos de Marina. Así lo han interpretado también ellos, que llegaron a llamarnos “rojos”, por un altavoz que allí tenían instalado para darnos instrucciones y leernos repetidamente los artículos del Código Penal militar que ellos creían nos podrían frenar nuestras aspiraciones.

Tamén na propia documentación militar aparecen referencias a esta desconfianza: nunhas dilixencias previas instruídas no ano 1938 sobre a conduta do soldado Francisco Fresco, de Bamio (Vilagarcía), aparece a denuncia dun tenente da Guardia Civil pontevedresa, destinado ás ordes do Coronel Inspector de los Campos de Concentración de Prisioneros, na que fai constar que se aumentara a escolta para vixilancia dos presos destinados aos Batallóns de Traballadores e siendo en su mayoría individuos pertenecientes a reemplazos por la marina, donde existía un gran foco de comunistas, procedía a pedir informes ás localidades de orixe dos soldados para saber en todo momento a súa ideoloxía. A pesar de que os informes considérano como un perigoso extremista, non se puido probar que tivera unha actuación contraria ao golpe en xullo do 36; a sanción consistiría en asignalo a postos de vangarda dentro do batallón e onde sería oportunamente vixiado.

jueves, 31 de mayo de 2018

Resultandos.

Na chamada “xustiza ao revés” dos golpistas de xullo do 36, sempre aparecían nos resultandos das sentenzas e tamén nos alegatos dos fiscais, unha serie de consideracións que pretendían fundamentar a consideración de rebeldes que lle atribuían aos defensores da legalidade republicana. A liña argumental baseábase en que quen se sublevara en xullo fora o goberno legal e os seus partidarios e non parte do exército, así, para os golpistas, o goberno era ilexítimo e responsable do caos e a anarquía que, dicían, había en España.
 Moitos son ben pintorescos, hoxe recollemos dous deles. O primeiro aparece na sentenza da causa 1077/38, instruída por procedemento sumarísimo contra sete persoas por un presunto delito de auxilio á rebelión. Foi ditada en Pontevedra o 23 de febreiro de 1938.
RESULTANDO: Que el dieciocho de julio de mil novecientos treinta y seis, el Ejército Español, recogiendo y haciéndose intérprete del sentimiento Nacional se hizo cargo del Poder que venía siendo detentado por el denominado Frente Popular con su Gobierno perseguidor de lo genuinamente español y que era fiel vasallo de los dictados extranjeros encaminados a destruir el arsenal de virtudes, cualidades y conquistas espirituales de la raza a través de los siglos, viéndose desde el principio el Poder atacado por los españoles marxistas de la anti-patria que aún en algunas regiones hostilizan con las armas y bajo mando militar a las Fuerzas del Ejército mantenedoras de aquél.

O segundo corresponde á causa 90/39, por rebelión e aparece nunha sentenza do 28 de maio de 1939.
RESULTANDO: Que contra el Movimiento Nacional iniciado y dirigido por el Ejército, hacia mediados de Julio de 1936, con el fin de rescatar a España del mando de los Gobiernos del Frente Popular que la llevaban a un régimen soviético, se opusieron resistencias exteriorizadas en diversas formas, todas provinentes de un conglomerado compuesto por los elementos adictos y simpatizantes con el Gobierno antinacional, los que, al alzarse en armas contra las tropas Nacionales, convirtieron los pueblos donde pasajeramente dominaron, en un verdadero caos, sin más ley que el crimen y la realización de todas clases de violencias contra las personas y las propiedades.

martes, 1 de mayo de 2018

A lei do raño, contra Franco e Falanxe.

O xornal El Guerrillero, órgano do Exército Guerrilleiro de Galicia, correspondente ao 26 de novembro de 1947, publica un artigo co título de A LEY DO RAÑO, CONTRA FRANCO E FALANXE. O autor que o asina é FOUCELLAS, alcume de Benigno Andrade García, que por esas datas era o xefe da Quinta Agrupación guerrilleira, correspondente á provincia de Pontevedra.
O artigo, escrito en galego, repasa a situación dos agricultores, sometidos a toda clase de abusos en forma de pagos, requisas, multas, etc, por parte das organizacións franquistas que actuaban no campo; de xeito reiterado lembra a falanxistas, Hermandades de Agricultores, fiscalía de Taxas, Abastos, que eran as bestas negras do campesiñado naqueles anos de racionamento e fame. Non aforra cualificativos para describilos e fai constantes apelacións á necesidade de organizarse para facer fronte aos abusos.
¡Labradores gallegos! O réximen de Franco comete con vosco toda clais de tropelías. Téndes que traballar dende q’abre o dia hastra que cerra a noite, e nin unto lle podedes botar o caldo. O produto do voso sudor róubanbolo as feras falanxistas. Fanvos pagar escandalosas contribucións, e por cada boy ou vaca téndes que pagar 10 pesos o ano. Méntras os vosos fillos espidos, e descalzos, sin poder ir a escola, teñen que traballar todo o dia, c’un cacho de broa, Franco y-a su cuadrilla de ladrós falanxistas, raspíllanvos as patacas, o trigo, o centeo, a leite, o queixo, a manteiga, pra engordal-os cochos d’Abastos, das Hirmandades, Alcaldes e toda esa patuleya de chupós que vos arruinan c’os cupos, tasas e multas. Por contra, a vós non vos dan nada de racionamento. N-unha palabra, c’o réximen de Franco, non sodes donos d’o que producides c’o voso sudor, mentras c’os falanxistas andan fonchos e ben mantidos, e fan a sua América c’o que rouban o pobre labrador.

¡Labregos! Téndes q’axudar os guerrilleiros pr’acabar c’o ese fato de ladrós. Cando veñan os d’Abastos, os da Fiscalía, ou os larpeiros d’as Hirmandades pra faguer as declaraciós de sembras, aplastal-os como cóbregas.

Pra que non vos leven as colleitas téndes que xuntarvos todol-os labradores de cada aldea e parroquia, e negarse a entregar cupos, nin farrapos de gaita. Que veñan todol-os vagos e maleantes que rodean a Franco, a cachar que teñen bon lombo. Organizade Consellos Locales de Resistenza, pra faguer frente e fenderlles a chola os asesiños, ladrós e malandrís falanxistas. Recordade que “A UNIÓN FAI A FORZA”. Si xuntamos todal-as forzas dos que son vítimas da ladroira de Franco, en pouco tempo meteremos no burato os culpabres da vosa miseria e ruina, fortamente unidos, labradores, obreiros, guerrilleiros, todol-os gallegos honrados, acabaremos con Franco, e tendremos a República, que respetará os que traballan e producen, y-abrirá pra todos unha nova era de prosperidá e fartura.
Nota: Ortografía orixinal.

martes, 17 de abril de 2018

Mortes en abril. Represión na Illa de Arousa.


O 17 de abril de 1937 é unha data para lembrar, ese día foron fusiladas varias persoas nos malecóns da Avenida de Bos Aires (Pontevedra). Dalgúns xa tratamos fai moitos anos neste mesmo blog.

Nesta ocasión lembraremos a José Besada Nieto e Narciso Suárez Lojo, veciños da Illa de Arousa, pasados polas armas neste lugar.

Na Illa tiña moita presencia o partido socialista, sobre os seus afiliados e dirixentes levouse a cabo unha forte represión, tanto a través de consellos de guerra como de xeito extraxudicial; no grupo do que imos tratar combináronse os dous métodos. Na causa 836/36 acúsase a Antonio Padín Figueiras, José Besada Nieto, Juan Rial García, Benito Allo Cores e Narciso Suárez Lojo; declaran en rebeldía a Avelino Fuentes García, Luis Bóveda, Celso Callón e Manuel Abrún Alcalde. Para outros membros do grupo, como José Búa Laredo, Luis Castro Lojo, Juan Sanes Otero e Francisco Vázquez Vázquez, foi ditado sobresemento pois xa foran eliminados mediante “paseo”.

A sentencia considera probado que os dirixentes da agrupación socialista da Illa trataron por todos os medios de recrutar persoal e material co que facer fronte ás “tropas de España”; para conseguilo mobilizaran paisanos que, “mediante violencia y coacción”, rexistraron domicilios e requisaron armas e explosivos. Os “elementos revolucionarios” acordoaran a Illa sen permitir a saída de ningún dereitista, e refuxiaron alí “cabecillas de la revolución marxista” como Rufilanchas (deputado), Elpidio Villaverde e Manuel Corbacho, algúns deles fuxiron ao estranxeiro.

A José Besada Nieto considérano xefe dos grupos armados e de distribuír as forzas para repeler un posible ataque á Illa por parte do exército, ademais distribuíra dinamita, requisara armas e fora fundador do “sindicato marxista” na localidade. Acusacións semellantes fixéronse contra Narciso Suárez Lojo, a quen lle engadían a de transportar dinamita e bombas para os “grupos revolucionarios” que se atopaban nos montes de Lobeira e Xiabre. Juan Rial e Benito Allo fixeran gardas e requisaran armas que abandonaron ao coñecer que desembarcaban as tropas para declarar o estado de guerra. A Antonio Padín vírano participar na requisa de armas a dereitistas.

Dítase sentencia o 3 de marzo de 1937; condena a morte para José Besada e Narciso Suárez, que serían executados o 17 de abril daquel ano nos malecóns da avenida a Monte Porreiro, cadea perpetua para Juan Rial e Benito Allo e 12 anos e un día para Antonio Padín.

José Búa Laredo, albanel, socialista, aparecera asasinado en Estribela o 4 de decembro do 36.

Sobre Luis Castro, mariñeiro, 25 anos, UGT, sabemos que lle aplicaron a “lei de fugas” en Vilanova de Arousa o 9 de xaneiro do 1937. A información sobre a morte de Francisco Vázquez e Juan Sanes aparece baixo o modelo, tan repetido, dos informes asinados polo comandante Velarde:

Al ser conducidos en la noche del día 24 de Noviembre último desde la Cárcel de esta Capital a la de Puentecaldelas los presos Francisco Vázquez Vázquez y Juan Sanes Otero, al llegar al kilómetro tres de la carretera que desde esta Capital conduce a la indicada Villa, se dieron a la fuga, por lo que la fuerza conductora les dio las correspondientes voces de alto y como no obedecieron hizo uso de sus armas causándoles la muerte, siendo conducidos sus cadáveres al depósito del cementerio de esta localidad.


Asina Joaquín Velarde, a 26 de xaneiro de 1937.
Foto: Ría e Illa de Arousa.